Las empresas privadas no tienen corazón, solo se preocupan en conseguir números y  objetivos y se les ha olvidado en cuidar a las personas. Han copiado un módelo de empresas que de lo que menos se preocupan es de la felicidad de su equipo, de los trabajadores.

Este sistema de empresas  tan explotador y de objetivos no van conmigo. Tengo el gran ejemplo para saber de lo que hablo de la compañía de seguros nacional en la que trabajé durante cuatro años y más otras tantas . Te utilizan y cuando ya no les interesas te despiden. Hacen una reorganización interna  donde siempre se llevan por medio a varios puestos de trabajo sin importarles tu esfuerzo y compromiso.

MANDOS INTERMEDIOS, DIRECTORES, MANAGERS.

Y luego está también el ambiente creado por parte de muchos empleados que se creen que van a heredar la empresa y no les importa sus compañeros y miran más por la empresa que por las propias personas. Por que les han puesto uno de esos títulos de Director, Manager, Encargado.

A estos  les encanta tanto mandar  porque debe ser que fuera del trabajo nadie les hace mucho caso y se aprovechan de su título laboral para dar órdenes.

No es necesario dar órdenes para organizar. Yo a mis amigos no les ordeno ni a mis clientes.

Todos estos puestos de directores de multinacionales y nacionales donde les pagan dietas, hoteles y viajes que nada sale de su bolsillo. Que se paga con el esfuerzo de todos, hasta desde el más abajo, los que hacen la limpieza hasta los que montan los coches.

Se ha creado un sistema que se pagan más los títulos que los esfuerzos físicos.

Personas cosiendo 12 horas al dia 6 dias a la semana gana tres  o cuatro o cinco veces menos que un directivo que no se ensucia ni las manos.

EMPRESARIOS

Y luego están los empresarios que en vez de mimar a su equipo les tratan como empleados y les obligan a cumplir lo que dice el convenio y  los sindicatos. Cumplir las horas estimuladas e incluso a veces más, sin ser pagadas.  Levantar a las personas a las 6 y 7 de la mañana, porque como ellos se despiertan tan pronto, al ser de ellos el negocio, la cabeza no les para y tiene que arrastrar a ese ritmo al resto. Sin preocuparse más en hacer que todos los que están a su alrededor estén a gusto y motivados.

Para mi  el éxito de una empresa es que los trabajadores vayan el lunes contentos, animados y encantados a trabajar. No como van la mayoría, que el domingo muchos se deprimen.

EL ESCLAVISMO DEL SIGLO XXI.

Yo prefiero un sistema de trabajo diferente. Como autónoma, he conseguido el que mejor me va.

Eso de levantar al mundo tan temprano y de obligar a unos horarios, a  veces improductivos, de ordenar y mandar,  no va conmigo. Ni me gusta que me manden ni me gusta nada mandar. No tengo la necesidad de querer ser más que nadie.

Y a este sistema le gusta mucho a uno ser más que el otro. Darse de Importante. Poder pensar: » QUE IMPORTANTE SOY».

PUES YO PREFIERO PENSAR » QUE AGUSTITO QUE ESTOY».

 Y muchas veces ese dinero que crean los empresarios a base de crear personas insatisfechas en sus empresas y de explotar a mano de obra, es utilizado para fiestas, prostitución, compra de artículos de lujo, casas con metros cuadrados innecesarios, caprichos a los familiares, barcos, etc… Y sin embargo su Equipo de trabajo/Empleados no llegan ni a fin de mes. Eso es no repartir con quien te está ayudando a crear ese dinero. Mucho egoísmo veo yo, por tener poder y dinero.

DEMASIADA SUMISIÓN HAY POR CONSEGUIR PUESTOS DE TRABAJOS QUE SON VERGONZOSOS LOS SALARIOS Y EL TRATO PERSONAL.

Valorate porque como tu no lo hagas nadie lo va hacer y te vas a vender o te van a pagar, nunca mejor dicho, » A pelo puta».

Y hoy por hoy existe el dinero digital que es ilimitado. Lo que pasa que no gusta repartirlo. «Es mío».

Yo he necesitado de 7 brotes psicóticos para salir de este sistema tan inculcado. Fué doloroso y desagradable en su día, pero ha sido de la única manera para salir de él. Y afortunadamente he salido con mi pequeña pensión, lo justo para complementar con mi trabajo actual.

El ser bipolar me ha servido para ver la tomadura de pelo que nos han vendido a la clase media.  Los empresarios con los bancos construyen edificios bonitos con un bonito mobiliario y nos hacen creer que trabajar en una empresa es el sueño de nuestra vida. Convirtiendo  personas adictas al trabajo.

La depresión, la ansiedad, los trastornos del sueño, tengo claro que la mayoría vienen por el sistema de trabajo que hay creado.

Cambiemoslo! Cómo? Empieza por no aceptar lo que no te hace feliz.

Según  el ambiente de trabajo creado en una empresa, el mejor trabajo del mundo puede convertirse en el peor y lo contrario, el peor trabajo del mundo puede ser el mejor.

Sígueme por Instagram